El enésimo escándalo del Ministerio de Sanidad

|

nosotros no queremos estar día tras día criticando la gestión del Ministerio de Sanidad, pero es que nos lo pone muy difícil. Vamos a ver, después de todo lo que hemos vivido con los test fallidos, las mascarillas fake, los respiradores secuestrados, el material que no llega... ¿de verdad que lo mejor es adjudicar un contrato de 4,2 millones de euros a una microempresa sin empleados y que se dedica al asesoramiento legal? Es que ni a propósito se puede hacer peor. Que igual la abogada propietaria de la firma y sus agentes autónomos son de lo más eficaces, pero que hable de que subcontratan la fabricación de material sanitario a empresas chinas de cuyo nombre no quiere acordarse –por confidencialidad, dice– suena mal, mal. Vamos a cruzar los dedos para que no sea una nueva metedura de pata, porque no podemos permitirnos más. Y el ministro, tampoco. FOTO: el ministro de sanidad, salvador illa | aec

El enésimo escándalo del Ministerio de Sanidad