Un mensaje propio de la pretemporada

|

SI los partidos durasen 45 minutos, el Deportivo habría logrado un empate en Vitoria, pero duran 90 y del 46 en adelante los blanquiazules no existieron. Seedorf aseguró en la sala de prensa que falta muy poco para ver la luz, que algunos detalles del encuentro les enseñan a crecer y que la bajada de intensidad del segundo tiempo es el punto que tiene que trabajar. Un discurso muy bonito para la pretemporada, pero preocupante cuando quedan catorce jornadas para acabar la Liga, porque casi no queda tiempo para ver la luz, para crecer ni para corregir las bajadas de intensidad. FOTO: seedorf, durante el partido en mendizorroza | alfaquí

Un mensaje propio de la pretemporada