El misterioso padre de la conjura contra el bus metropolitano

|

ROSA Gallego, la María Pita de hierro, denuncia una conjura de la Marea nasía pa’ganá, contra el autobús metropolitano y, aunque ella no es muy dada a la exageración, lo normal es pensar de entrada que se ha pasado. Más que nada porque es difícil encontrar una cabeza mareante que sea capaz de maquinar algo así. Ni siquiera Iago Martínez, el Rasputín de Teis, cuya cabeza nunca está al servicio del bien, parece suficientemente dotado para idear un plan tan maléfico. Pero después, con sosiego, es fácil pensar que la portavoz del PP tiene razón, porque las trabas al proyecto de la Xunta han sido una constante. Primero, que si hay un acuerdo para rebajar la acera en la plaza de Ourense y ¡uy! me olvidé de cumplirlo; más tarde, que si la licencia para la marquesina de Entrejardines queda paralizada; más tarde, que las obras en ese lugar nunca comienzan... ahora, que no se avisa de los trabajos en Linares Rivas para que se monte un caos de tráfico y poder decir a los coruñeses: “¿Veis lo que va a ocurrir cuando entre el autobús?”. Vamos, que la pepera no exageró nada. Ahora, eso sí, saber de que mente salió tanta maldad sigue siendo un misterio. FOTO: rosa gallego, en el salón de plenos | aec

El misterioso padre de la conjura contra el bus metropolitano