Los brasileños no pasearán con fusil

|

BRASIL es un país famoso por la samba y por el fútbol. Pero también por sus peculiares presidentes. El actual, Jair Bolsonaro, es la peculiaridad elevada a la máxima potencia. Es toda una joya, que deja en un mero aprendiz al salvaje presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte. Las perlas que ha soltado durante los últimos años darían para hacer collares y pendientes para medio mundo. Uno de sus mayores hits fue liberalizar la venta de armas para impulsar “el derecho a la autodefensa”. Ahora ha decidido que los brasileños no puedan portar fusiles, pero sí pistolas y revólveres. Aún habrá quien diga que se está moderando. FOTO: bolsonaro dispara con los dedos | efe

Los brasileños no pasearán con fusil