El mal futuro de Macarena Gómez

|

MACARENA Gómez, en la realidad, Lola o la Chihuahua, en la ficción de “La que se avecina”, que se vaya despidiendo de un papelón en una peli de un director intelectual, de esos que consiguen rodar gracias a las subvenciones públicas y después hacen chistes políticos en la gala de los Goya. La actriz se ha pasado de la raya, ha enarbolado la bandera del micromachismo y ha confesado que le encanta que un hombre retire la silla para que se siente o que le abra la puerta. ¿Es lógico que la lapiden o no? Pues claro que sí; semejante muestra de sentido común es intolerable.- ¿Y un papel embutida en un burka? Ah, eso sí. FOTO: macarena gómez | aec

El mal futuro de Macarena Gómez