La metamorfosis que da vida a una nueva Teresa de Calcuta

|

UNO va a Suiza a achantar pasta, a comprar queso, a buscar una vaca morada, a tratar de conseguir chollo –si es gallego–, pero a continuar la lucha proletaria... Pues sí, a eso ha ido Anna Gabriel. ¿O tal vez haya ido a poner a prueba su condición de influencer? Porque ella, que fue capaz de instaurar la moda cortarse el pelo al estilo de las nekanes, lo primero que hizo al llegar al montañoso país fue cambiar su hair style. ¡Y menudo cambio! Melena suelta, sin flequillo... Hasta puede pasar por una niña pija. Y lo más divertido es que se lo cree, porque se define como “una exiliada de lujo”. Pero por si alguien le queda alguna duda remacha el clavo con fuerza: “He llegado (a Ginebra) para poner mi cuerpo y mi existencia al servicio de una causa justa”. O sea, como la madre Tersa de Calcuta, pero alejada de la miseria de la India. FOTO: la neopija anna gabriel | aec

La metamorfosis que da vida a una nueva Teresa de Calcuta