Junqueras dispara con bala desde Estremera

|

UNO ve a Oriol Junquera y piensa en Miguel Durán, el de la ONCE; al menos eso ocurría antes, cuando no formaba parte de la población reclusa, porque ahora es de suponer que haya adelgazado unos kilitos, que ya se sabe que la comida de la cárcel no es tan alimenticia como la de El Bulli. Pero el republicano aún tiene fuerzas –¿se habrá vuelto un adicto al gimnasio de la prisión de Estremera?– para largárselas al flamenco Puigdemont. En la primera entrega de “Cartas desde mi celda” confesó que dedica su vida entre rejas a pensar y rezar, pero también a las comunicaciones con el exterior, lo cual ya le ha valido la apertura de un expediente, y en la última, una entrevista radiofónica sentencia: “Estoy en la cárcel porque no me escondo”, en clara alusión al expresidente de la Generalitat. Y algo de verdad debe de haber en eso de que el que fue honorable anda a las agachadas, porque hasta su madre ha desvelado que no la llama. A ver si va a tener miedo a un pinchazo telefónico. FOTO: oriol junqueras sonríe cuando aún tenía motivo para hacerlo | aec

Junqueras dispara con bala desde Estremera