La trampa de Sánchez a Pablo Casado

|

el laboratorio de ideas de La Moncloa ha trabajado a la perfección. A él se le debe la idea de unos nuevos pactos nacionales que servirán, al menos eso es lo que buscan, para demostrar lo solo que está el Gobierno en su lucha contra la pandemia. La idea, hay que reconocerlo, es muy buena. Se lanza la propuesta de un gran acuerdo de Estado, se ningunea a todos los que tendrían que participar y, al final, se les presenta a estos como insolidarios o interesados. Solo así se entiende que en un mes, Pedro Sánchez haya hablado únicamente un par de minutos por teléfono con Pablo Casado o que en el PP se hayan enterado de la cita de la reunión con el presidente del Gobierno a través de una rueda de prensa. En el fondo ni Sánchez ni sus socios podemitas quieren ese acuerdo, lo único que buscan es intentan es desviar la atención de la pésima gestión de esta crisis, a la que llegaron tarde y en la que siguen dando palos de ciego. La falta de medios, la nefasta gestión de los que hay o el descontrol en los centros sanitarios parece que ya no importan. Ahora solo falta por comprobar si Casado está a la altura del puesto de líder de la oposición y ver si es capaz de zafarse de esta encerrona sin dejarse la piel en ello. FOTO: Sánchez y Casado, en la puerta de la moncloa | aec

La trampa de Sánchez a Pablo Casado