Un olvido que cuesta un despido

|

dejarse objetos personales olvidados en un avión es de lo más común. Gafas, teléfonos y hasta maletas se quedan abandonados en el frenesí de los pasajeros por salir del aparato. Y la cosa no pasa de anécdota, a no ser que el viajero en cuestión sea guardaespaldas y entre sus pertenencias lleve una pistola cargada y el pasaporte del ex primer ministro británico David Cameron. El susto que se llevó el pasajero del vuelo siguiente al encontrárselos en el aseo fue de los que hacen historia. El guardaespaldas ya ha sido despedido. De la bronca al personal del avión por no limpiar el baño no se sabe nada, pero también debió de ser buena. FOTO: david cameron

Un olvido que cuesta un despido