Un extraño odio a la limpieza

|

ESTá claro, por extraño que resulte, parece que a los alcaldes emergentes no les gusta la limpieza. Ojo, la de las calles de sus ciudades, que en lo personal brillan como si de patenas se trataran. El caso es que tanto en A Coruña, como en Ferrol y en Santiago de Compostela, los ciudadanos están que trinan a cuenta de la basura que se acumula en las calles sin que, los responsables municipales, se molesten lo más mínimo en poner coto a semejante porquería. A ver si no se cumplen las previsiones y septiembre llega con lluvias para que, las nubes hagan el trabajo que ellos no asumen. FOTO: Martiño Noriega, alcalde santiagués

Un extraño odio a la limpieza