Preparados, listos, ya: a por la reedición de los “Dillo ti”

|

LA psicomotriz Claudia Delso es miembro destacado del pelotón de los torpes de la Marea, nasía pa’ganá, –tan solo un concejal está fuera de esa categoría–, pero nunca se le podrá agradecer suficientemente su disparate de redistribuir A Coruña en 305 barrios –que incluyen zonas asimétricas, postfuncionales, calcificadas...–, ya que así frustró el principal anhelo vital de Iago Martínez, el Rasputín de Teis: desordenar el movimiento vecinal. Sin embargo, ese acierto no compensa la cadena de desaguisados que orla su labor en María Pita, en la que ocupan un lugar destacadísimo los procesos participativos, con el “Dillo ti” como producto estrella. Todas las convocatorias han tenido un éxito tan apoteósico que la xente do común ya está lista para iniciar una segunda ronda de visitas a los barrios. Eso sí, de las decenas de promesas realizadas en la primera se ha debido de cumplir una. Y eso exagerando un poco. ¡Qué necesario es el “Dillo ti”!, un proyecto pedagógico tan maravilloso y tan imparcial que merece un premio de la ONU, porque un Nobel es poco. FOTO: claudia delso hace un gesto como si hablase de tamaños durante un “dillo ti” | aec

Preparados, listos, ya: a por la reedición de los “Dillo ti”