Pablo Casado y la moderación del PP

|

Pablo Casado se debió de despertar ayer con el traje del doctor Jekyll. Tanto es así que en la reunión de la Junta Directiva Nacional (el máximo órgano del Partido Popular entre congresos) llegó a asegurar que no va a liderar un PP “bronco ni desestabilizador”. Para, acto seguido, añadir que “no hay dos partidos, uno blando y otro duro, sino una sola formación que apostará por la centralidad y las grandes mayorías”. Es decir, mensaje de moderación, siguiendo el consejo de Núñez Feijóo que, al menos durante unas horas, ni él (tras haberse convertido en Mr. Hyde), ni su alter ego, Cayetana Álvarez de Toledo, se encargaron de tirar por tierra. Casado tiene que darse cuenta de una vez de que estos vaivenes solo sirven para confundir a los votantes y que llegó el momento de apostar por una línea clara, la que él decida, y, si acierta, mejor para su partido y, si se equivoca, ya habrá quien se encargue de cobrarle muy caro el precio de su error. Foto: Pablo casado, hablando para los suyos | AEC

Pablo Casado y la moderación del PP