Una absoluta falta de voluntad de diálogo

|

las prisas no suelen ser buenas consejeras y, aun así, el PSOE ha tramitado por la vía rápida una nueva ley educativa. Hereda el nombre de la ministra Celaá, pero puede pasar a la historia por el desprecio que el Gobierno ha demostrado en un asunto tan crucial como la educación. Sin enmiendas, sin escuchar la opinión de los expertos, parece que todo vale para que el castellano deje de ser lengua vehicular y, de ese modo, Sánchez y los suyos se garanticen el apoyo de todos los independentistas de este país. Una lástima que en un asunto tan importante como este no seamos capaces de encontrar el consenso. FOTO: isabel Celaá | efe

Una absoluta falta de voluntad de diálogo