Lo que Podemos es para muchos gallegos

|

Está claro que no hay peor astilla que la de la misma madera. Cuando surgieron las formaciones “rupturistas”, en Galicia, sus filas se engrosaron de desencantados del nacionalismo más tradicional. Las formaciones se colgaron la etiqueta de valedores de la nueva política y, a partir de ahí, comenzaron a pastar en los prados del nacionalismo en busca de votos. Tras cuatro años y más que muchos desencantos, los votos volvieron al redil del que habían salido y, ahora, esos rupturistas, parece que no asumen el papel al que los gallegos los han relegado. Por eso, la postura de Gómez-Reino, enfrentándose al Bloque porque no apoya unos presupuestos absolutamente nefastos para Galicia representa en lo que la formación se convirtió para muchos gallegos, en un correveidile de su amo, que si en algo piensa es en seguir encaramado en el poder, sin importarle lo más mínimo el futuro de Galicia, como demuestra con sus actos. FOTO: gómez-reino e iglesias | aec

Lo que Podemos es para muchos gallegos