Sabina y su pitillo posthospitalario

|

joaquín Sabina, genio y figura, recibió ayer el alta médica tras la operación a la que se tuvo que someter por un coágulo en el cerebro provocado al caerse del escenario cuando estaba actuando. Muchas veces se ha matado al cantautor y otras tantas ha resucitado, es posible que con su voz un poco más rota, pero vivito y coleando como para seguir dando guerra un buen rato. La cuestión es que nada más salir del hospital, el artista se encendió un cigarro. Para unos fue un gesto de desafío, pero, en realidad, no es más que una broma. El pitillo en cuestión era de esos de mentolados de plástico. FOTO: Joaquín Sabina | aec

Sabina y su pitillo posthospitalario