La gran incongruencia de LaLiga de Tebas

|

Disputar dos jornadas de Liga a puerta cerrada va a provocar una paradoja. LaLiga de Javier Tebas, hasta ahora, multaba a los equipos que ofrecían imágenes con poca afición en las gradas que se encontraban en el tiro de las cámaras utilizadas para las retransmisiones. Y lo curioso es que ahora es él el que pretende que los partidos se jueguen a puerta cerrada. Ni los periodistas podrán acceder a los recintos para dar fe de lo que allí sucede y, todo, por no perder ese millonario contrato que tiene a cuenta de mercadear con lo que muchos consideran más que un deporte un sentimiento y que, por obra y gracia de este hombre, se ha convertido en un producto más de comercio. Los clubes no quieren, los jugadores no quieren, los aficionados no quieren, pero, ya se sabe, esto no es una democracia. Es suficiente con que Tebas quiera para que el balón siga rodando, aunque sea en inmensos estadios vacíos. FOTO: Javier tebas, casi a lo john Wayne | EFE/Jorge Núñez

La gran incongruencia de LaLiga de Tebas