Una mentira que ya no se sostiene

|

hay quien asegura que las fuerzas de seguridad de Filipinas llevan asesinadas a más de 35.000 personas. Lo hacen bajo la excusa de la lucha contra las drogas, pero la realidad es que se trata de ajusticiamientos motivados, en muchas de las ocasiones, según observadores internacionales, por que la víctima se había negado a pagar la mordida reclamada. La autopsia ha revelado que Diego Bello, el coruñés acribillado a balazos en Filipinas, no había consumido drogas en los últimos seis meses. A él le acusaron de narcotraficante y eso le costó la vida. Ahora, al menos ya sabemos que parte de la historia se cae por su propio peso. FOTO: Diego Bello, celebrando su cumpleaños | aec

Una mentira que ya no se sostiene