Una jornada de reflexión que era muy necesaria

|

QUE lo del referéndum de hoy es una especie de simulacro lo reconoce hasta el alcalde coruñés, Xulio Ferreiro, para quien no se dan las mejores condiciones para fundamentar la independencia. Sin embargo, ya se sabe que la Generalitat sigue a lo suyo y no va a dejar que la verdad le entorpezca la posibilidad de seguir chupando de lo público unos cuantos lustros más. Sin embargo, dentro de ese aire de oficialidad que le quieren dar a lo de la jornada de hoy, sorprende mucho que no hayan instaurado la tradicional (aunque seguramente inútil) jornada de reflexión. Seguramente no la hayan impuesto por eso de que si alguien reflexiona, en el fondo, se daría cuenta de que por mucho que se quiera salir de España y montar una república, el modo de conseguirlo no es el elegido por los responsables políticos independentistas. Lo único que habría que pedir es que, dentro de lo posible, la jornada discurra sin ningún tipo de violencia. Eso de verdad sería el gran triunfo de los españoles frente al reto presentado por unos cuantos. FOTO: Miles de personas se manifestaron ayer en Barcelona contra la secesión | efe

Una jornada de reflexión que era muy necesaria