Megasa fabricará en septiembre rozando su tope de capacidad de almacenaje

concentracion megasa delante edificio xunta
|

Con las ventas estranguladas por la última reforma gubernamental de la tarifa de interrumpibilidad, Megasa ha estado acumulando producto terminado en los últimos meses hasta rozar límites de peligro. El stock se sitúa ahora en 90.000 toneladas, a muy poca distancia de las 100.000 que obligaron, a comienzos de 2010, a enviar a parte de la plantilla a casa con un ERE y ralentizar el ritmo de fabricación.
El volumen de stock es el mejor termómetro de cómo marcha la actividad de la siderúrgica naronesa. En circunstancias normales únicamente se acumulan en torno a unas 50.000 toneladas de barra de acero y el límite máximo que obligaría a parar la producción está entre 100.000 y 110.000 toneladas. En un mes normal de trabajo, como el presente agosto, de los hornos de Megasa salen unas 60.000 toneladas y anualmente se producen 600.000.
La situación es crítica, como han venido denunciando el comité de empresa y los trabajadores en sucesivas movilizaciones, como consecuencia de la ventaja competitiva que el Gobierno ha puesto en manos de la compañía catalana Celsa, competidora directa de Megasa, a través de la última regulación de la interrumpibilidad. En la mañana de ayer los representantes de la plantilla mantuvieron una reunión con la dirección de la siderúrgica en la que se les comunicó que la previsión inicial es seguir produciendo con normalidad en el mes de septiembre, aunque ya hay en stock 90.000 toneladas de barras de acero y se roza el colapso, mientras se espera a conocer las consecuencias de la nueva reforma eléctrica que tiene entre manos el Gobierno y que, a priori, ha recibido ya duras críticas de la industria.

reunión de alcaldes
Todo apunta a que será a primeros de septiembre y no antes de que termine el presente mes de agosto, cuando se celebrará la reunión entre alcaldes de las tres comarcas que reclamaron los trabajadores y que está gestionando el regidor naronés, José Manuel Blanco. El comité quiere que todos los municipios hagan un frente común para defender Megasa, una empresa que genera 200 puestos directos y más de 1.200 indirectos y cuya influencia afecta a toda la zona.
El 31 de octubre, cuando termina el \“año eléctrico\” de Megasa, será una fecha determinante para conocer las nuevas circunstancias del mercado y decidir sobre el futuro de la empresa. n

Megasa fabricará en septiembre rozando su tope de capacidad de almacenaje