Aguirre afirma que hay un preacuerdo con Iberdrola para fabricar los jackets

GRA026. MADRID, 02/10/2014.- El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre, durante su intervención hoy ante la comisión de Presupuestos del Congreso para informar del presupuesto de la entidad pública para
|

El presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, confirmó ayer durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso que existe un preacuerdo con Iberdrola para que Navantia fabrique componentes para el parque eólico marino de Wikinger y que este está aprobado ya por el comité de dirección y el consejo de administración de la empresa. Se espera únicamente que el cliente ratifique el acuerdo en Alemania para dar luz verde a un encargo que reportará, señaló, unos 175 millones de euros a los astilleros públicos.
El proyecto Wikinger pondrá en manos de Navantia la fabricación de la estructura metálica de soporte de la subestación offshore, un contrato que es para el astillero de Puerto Real y que está valorado en 70 millones de euros, y la ejecución de 29 jackets, las estructuras que sostienen los aerogeneradores, que se realizará en la factoría de Fene. De las palabras de Ramón Aguirre se desprende que esta es la parte más importante del encargo y que su coste superará los 100 millones de euros.
Tal como informaba ayer este periódico, la SEPI ha consignado diversas inversiones en el astillero de Fene en este ejercicio y los próximos con el objetivo de prepararlo para la realización de estos trabajos, que implican producir y trasegar piezas de gran peso y volumen.
Ramón Aguirre aportó esta información sobre el preacuerdo con Iberdrola en una comparecencia en la que desgranó las previsiones presupuestarias del grupo SEPI y habló de Navantia. El presidente del holding público aseguró que la compañía atraviesa por \“alguna dificultad y desequilibrio\”, pero que arranca un año, el 2015, en el que caerá el veto y en el que habrá tres \“grandes realidades\”: el flotel de Pemex, los dos Buques de Acción Marítima (BAM) y el gasero de Gas Natural. Aunque esta fue la única referencia al fin del veto a la que hizo alusión Aguirre, la nota que inmediatamente después de su intervención distribuyó la SEPI indicaba que el presidente pide prudencia al respecto \“hasta que el nuevo comisario de la Competencia ratifique el fin del veto a la construcción civil\”.
Entre los \“desequilibrios\” que persisten en Navantia el presidente de la SEPI citó de pasada el convenio colectivo, \“en firma negociada pero recientemente denunciado\”, antes de hablar con satisfacción del área de reparaciones del grupo público. Según dijo, las previsiones apuntan a que en 2015 la división de carenas tendrá un nivel de actividad del 95%.
El responsable habló también de la labor comercial de Navantia. Según dijo \“esperamos que surta efecto alguna de las 80 acciones en el sector militar o de las 33 en civil\” y entre ellas citó como más probables los dos buques logísticos de Australia, dos fragatas para Filipinas, un buque oceanográfico para Perú o cuatro corbetas para Qatar.
En respuesta al parlamentario socialista Pedro Saura, Aguirre aludió a que si alguna de las \“realidades\” que citó sufriera algún retraso, en Navantia habría un desequilibrio económico de 175 millones de euros que habría que cubrir, señaló, con una ampliación de capital.
En cuanto al grupo SEPI, Ramón Aguirre informó de que las previsiones de beneficio para 2015 son de 341 millones de euros –pese a los 250 millones que destina a pagar compromisos con Izar y Hunosa– y que la cifra de negocio ascenderá a 4.725 millones.

Aguirre afirma que hay un preacuerdo con Iberdrola para fabricar los jackets