La certeza del fin del veto no disipa las dudas sobre el futuro de Navantia Fene

navantia fene
|

La certeza de que el próximo 1 de enero de 2015 terminarán las restricciones que pesan sobre Navantia no ha servido para disipar las graves dudas que existen sobre el futuro inmediato del astillero de Fene. El presidente del comité, Jorge Prieto, reiteró ayer las preguntas que flotan en el aire: \“¿qué carga de trabajo vamos a tener?, ¿qué plan tiene el Gobierno?, ¿qué significa pasar a depender de Defensa?\”. El representante sindical tachó de \“obviedad\” la respuesta de Almunia desde Bruselas y subrayó que lo importante, ahora, es saber qué tiene en mente el Ejecutivo de Rajoy.
A cuatro meses de la \“liberación\” de Navantia Fene arrecian los rumores que apuntan a una privatización. La última y más preocupante razón que sustenta esta sospecha es la decisión de que el grupo público pase a depender del Ministerio de Defensa, cuyo titular, Morenés, tiene la misión de crear un grupo industrial militar que, a tenor de las escasa información que ha trascendido al respecto, integraría a firmas como Navantia e Indra. José Matesanz, el responsable del Sector Naval en la Federación de Industria de CCOO, señala que esta medida obliga a pensar que \“hay un plan\” y que si este pasa por configurar un gran polo industrial de defensa, \“podemos estar ante un proyecto de empresa que deje a un lado toda la parte civil\”.

programas
Hay otras razones que justifican la preocupación sobre el futuro de Navantia Fene. Aunque el Gobierno nunca ha aclarado sus intenciones, en su día el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció un plan industrial para dotar de actividad a la antigua Astano y el alcalde de Ferrol, el también popular José Manuel Rey, incluyó en su programa electoral el objetivo de negociar con Dragados Offshore para llevar actividad al astillero.
Es también evidente que la i-nacción de Navantia ha contribuido a tener el astillero sin actividad y casi vacío de personal. Quedan en torno a 190 trabajadores de una plantilla de 314 que ha adelgazado en parte gracias a los desplazamientos a otros astilleros favorecidos por la dirección del grupo público. En cuanto a la carga de trabajo, la decisión de dejar a Fene fuera de la construcción del flotel, así como el hecho de que no se lleven a cabo las necesarias tareas de puesta al día de las instalaciones apuntalan esa idea de que pueda existir la intención de colgar el cartel de \“se vende\”.
Pese a todo ello, fuentes de la SEPI negaron ayer rotundamente a este diario que exista en estos momentos ninguna oferta de compra sobre el astillero de Fene. Desde la sociedad estatal se aclaró, además, que de haber intención de privatizarlo se pondría en marcha un proceso abierto y transparente al que todos los interesados podrían optar. Este periódico dirigió la misma pregunta a la Consellería de Economía e Industria, que también negó conocer ninguna oferta de compra o arrendamiento de las instalaciones.
Matesanz, de la Federación de Industria de CCOO, reclamó de nuevo al Gobierno, como hicieron los comités, que informe sobre su plan y que tenga en cuenta a los trabajadores que son, recordó, \“actores principales\”. n

La certeza del fin del veto no disipa las dudas sobre el futuro de Navantia Fene