Las cofradías exigen más vigilancia en la ría para frenar el avance incontrolado del furtivismo

Furtivos en la Malata
|

El panorama que tiene ante sí cualquier persona que transite con bajamar por el paseo marítimo de A Malata o A Cabana muestra un incremento de la actividad furtiva en el interior de la ría, y no solo en las zonas de libre marisqueo –por ejemplo, las playas de Mugardos–, sino sobre todo en áreas de explotación clasificadas como C debido a sus altos niveles de contaminación microbiológica y su consiguiente riesgo para la salud.
El furtivismo no es un fenómeno nuevo, pero sí se está intensificando desde el comienzo de la crisis, que ha llevado a cada vez más personas a bajar a las playas para conseguir unos ingresos adicionales, bien vendiendo el marisco al público, bien a los compradores que, explica el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Barallobre, Carlos Rey, \“se están forrando co marisco das zonas C que nós non podemos coller\”.
Los servicios de vigilancia de las cofradías no son capaces de controlar todas las autorizaciones y los medios del Servizo de Gardacostas, dependiente de la Consellería do Medio Rural e do Mar, son, según los patrones mayores de la ría, \“insuficientes\” para atajar el avance del furtivismo, \“cada vez máis envalentonado\”, apunta la portavoz del pósito mugardés, Teresa Carneiro.

altercados
Los incidentes de las últimas semanas, con altercados en la playa de O Baño, reflejan una actitud \“cada vez máis agresiva\” de los recolectores sin permiso de explotación. \“Xa é frecuente cavar uns a carón dos outros\”, añade, \“e que non se che ocorra dicirlles nada, porque te insultan ou, como está sucedendo agora, agrédente\”.
Aunque asumen que no hay ninguna solución mágica para acabar con el problema, los portavoces de las cofradías tienen claro que es necesaria una mayor implicación de la Consellería do Medio Rural e do Mar porque, como explica Carlos Rey, \“está claro que o que están facendo agora non dá ningún resultado\”.
\“Téñennos totalmente abandonadas\”, se lamentaba tras el último incidente en O Baño la patrona de Mugardos, que ve cómo cada día los furtivos usurpan el trabajo para el que ellas sí tienen autorización. \“Como lles dá igual e as multas son cativas\”, añade Carneiro, \“volven ao día seguinte e arrasan con todo, sen mirar de que teña a talla mínima nin nada\”.
Desde hace varios años se viene reclamando la inclusión del furtivismo reincidente como delito autónomo tipificado en el Código Penal, pero, como aseguró el propio fiscal jefe de Galicia, Carlos Varela, en la presentación del informe encargado por él mismo a la Guardia Civil, \“non hai unha perspectiva de problema xeralizado a nivel estatal\”. Por ello, y pese a que se ha elevado la propuesta al Congreso, todavía no se ha introducido. n

Las cofradías exigen más vigilancia en la ría para frenar el avance incontrolado del furtivismo