Las fuerzas astrales no se pueden juzgar

Una pitonisa enciende una vela | efe
|

El del esoterismo es un terreno complejo. Igual por eso la Fiscalía de Barcelona no se atreve a acusar de estafa a una vidente que anunció a una mujer su inminente muerte si no se sometía a un tratamiento que le costó más de treinta mil euros. La presunta víctima, claro está, no murió. Quizá porque la tarotista erró en su pronóstico o quizá porque le curó el mal de ojo que iba a acabar con ella. Lo que es seguro es que no hay justificante alguno de la entrega del dinero, porque, al parecer, las facturas y las fuerzas astrales no encajan. Y cualquiera se arriesga a que le pongan dos velas negras...

Las fuerzas astrales no se pueden juzgar