Si es que mezclar no es bueno

|

Nos lo han dicho desde siempre, que mezclar no es bueno. Que luego se hace bola en el estómago y se acaba con regurgitaciones involuntarias y una resaca de las que quitan las ganas de volver a probar una gota de alcohol. Pues con las vacunas, lo mismo. Según un estudio publicado en The Lancet, y por lo tanto, merecedor de crédito, combinar una dosis de AztraZeneca con otra de Pfizer puede llegar incluso a triplicar algunos efectos adversos como la fiebre, el malestar, el dolor de cabeza o muscular, la fatiga... Que no es que vayamos a tener tres veces más molestias que si nos pusieran la pauta completa con un solo fármaco, es que si antes nueve de cada diez se libraban de los efectos secundarios, ahora se libran seis o siete. Dentro de lo malo, que aumente el número de personas a las que le da reacción la vacuna no es lo peor que podría pasar. Ni mucho menos.

Si es que mezclar no es bueno