La pandemia atraviesa abril sin altibajos a pesar de las vacaciones

La campaña de vacunación –en la imagen, FIMO– y la baja incidencia marcan el descenso de muertes e ingresados | d.a.
|

El área sanitaria de Ferrol abandonó en abril la línea descendente que seguía desde el pico de la tercera ola de coronavirus pero este freno no ha supuesto un nuevo incremento –salvo pequeños brotes puntuales– y los parámetros se mantienen prácticamente planos, a pesar del período vacacional. Las cifras con las que se acabó marzo y con las que termina ahora abril son prácticamente iguales, con la salvedad de que en el mes pasado se contabilizan dos fallecimientos por covid, mientras que en marzo fueron ocho.


El número de casos activos que indica la web del Sergas (con datos actualizados a las seis de la tarde del día 30) es de 102, volviendo a superar el centenar, una cifra en torno a la cual se oscila en las últimas semanas en función del número de altas y de casos nuevos detectados. Hay nueve personas ingresadas con covid activo (una menos que el día anterior), con dos en la Unidad de Cuidados Intensivos.


En cuanto a los diagnósticos, se registra un incremento, con once positivos detectados con PCR. La evolución en los próximos días marcará si es una tendencia que se consolida o si se trata de un dato puntual por haber topado con un brote.


En los municipios la situación es variable. Hay cinco sin casos en las últimas dos semanas y la mayoría muestran estabilidad, aunque Mañón ha vuelto a subir y supera ya los 250 de incidencia acumulada, una cifra que marca el riesgo extremo y que puede provocar mayores restricciones. En la actualidad solo las tiene Ares, localidad en la que la hostelería puede abrir terrazas al 50% e interiores al 30%.


Los centros de mayores no registran casos y en los colegios hay doce positivos, con el CPR San José, de Pontedeume, marcando el límite superior, con tres.


La vacunación prosigue este fin de semana con segundas dosis y ya se ha empezado a citar para la semana próxima al grupo de entre 66 y 69 años.

La pandemia atraviesa abril sin altibajos a pesar de las vacaciones