Las calles de Ferrol

|

Hace 55 años que visitó periódicamente Ferrol, dado mi matrimonio con ferrolana y la domiciliación de dos de mis hijas en esta ciudad y he conocido sus épocas de bonanza económica y su situación actual.


El denominador común de esta ciudad a lo largo de estos años ha sido el estado de sus calles intransitable por el estado del firme fruto de la descomposición del jabre que constituye el terreno natural geológico así como la orografía de la ciudad.


Desde la parte alta de la ciudad (barrio de Canido), las aguas del subsuelo descienden hacia el mar arrastrando los feldespatos y micas del jabre descompuesto y descomprimiendo el cuarzo residual.


Se observa un mayor deterioro de las calles que desciende hacia el mar que las que discurren paralelas al mismo. Con esta problemática parece lógico el comportamiento de las actuales calzadas constituidas por adoquinado o losas de granito que dadas sus dimensiones y gran número de juntas que, al descomprimirse el jabre sobre el que se asientan, generan la entrada de agua y un bache que va aumentando de tamaño con el paso del tiempo.


Hace muchos años que se comentó ya el tema con el departamento técnico del ayuntamiento pero hasta fechas recientes no se ha proyectado la solución propuesta (calle del Sol) con losa de hormigón armado con juntas impermeables que está dando resultados satisfactorios.


Sobre la losa de hormigón armado y a efectos estéticos se puede colocar una capa de rodadura aglomerado asfáltico, un adoquinado o losa de granito que al colocarse sobre la losa de hormigón rígido no sufrirán movimiento alguno.


Como solución óptima para futuras reparaciones de calle podría pensarse: Losa de hormigón armado en calzada dimensionada para cargas de tráfico pesado (camiones) en calzada. Losa independiente prefabricada de hormigón armado en aceras cubriendo y cerrando superiormente una galería de servicios visitables.


Económicamente la solución propuesta es más cara que la solución tradicional inicialmente pero el resultado de la calle del Sol confirma que la solución propuesta es, a largo plazo, económicamente aconsejable.

Las calles de Ferrol