El tráfico de Reganosa mejora los resultados del puerto en el primer trimestre del año

La Autoridad Portuaria está apostando por el tráfico de contenedores | j.m.
|

La pandemia de coronavirus y el cierre de la central de Endesa supusieron dos fuertes golpes en los resultados anuales del puerto de Ferrol desde el pasado año. Afortunadamente, el nuevo auge del Gas Natural Licuado (GNL) y la apuesta por el tráfico de contenedores han tenido un impacto más que positivo en las operaciones de la Autoridad Portuaria, permitiendo al organismo cerrar un primer trimestre del año con resultados similares al mismo período de 2020.


Según informó ayer la entidad presidida por Indalecio Seijo, los resultados provisionales desde el pasado 1 de enero revelan que, hasta el 31 de marzo, se cargaron y descargaron en las dársenas de Ferrol y San Cibrao 2.252.054 toneladas de materias primas y mercancías, frente a las 2.394.392 del mismo período del año anterior –un 5,9% menos, frente a la caída del 6,7% de media en el conjunto español–. Esta reducción del impacto de la pandemia se produjo gracias, en parte, al incremento de un 175,7% en las operaciones de descarga en la terminal de Reganosa, así como al aumento en un 46,3% en el movimiento de graneles líquidos –821.940 toneladas– y de un 3,7% en la mercancía general –191.680 toneladas–. En el caso de los graneles sólidos, principalmente por el cese en la actividad de la central de As Pontes, continúa su declive, registrándose un descenso del 24,9% respecto al mismo perído del año pasado.


Por otra parte, como ya se había señalado, la firme apuesta por el tráfico de contenedores –teniendo en cuenta la ampliación del Puesto de Inspección Fronterizo y la nueva línea de transporte de Containerships– supuso un aumento del 56,9% en términos de toneladas y del 75,7% en el número de unidades descargadas.

El tráfico de Reganosa mejora los resultados del puerto en el primer trimestre del año