Retomar el camino de la ilusión (y II)

|

En cualquier caso, jamás se puede crear resistencia a futuras crisis, sobre todo al cambio climático, con miradas de indiferencia. Desterremos del alma la apatía. Hay que implicarse como linaje, activar los vínculos que nos unen, dar una respuesta sanitaria a gran escala, coordinada e integral, para aminorar epidemias. Todo nos afecta a todos, nos lo vino a recordar el COVID-19. Por eso, se demanda que el anhelo de una sociedad afectuosa se haga modo de vida. Desterremos el dominio sobre los demás. Busquemos vivir en armonía a través de un proyecto conjunto. Las expresiones excluyentes nos deshumanizan por completo y vuelven a avergonzarnos, al contradecir nuestra propia razón de ser, la del amor de amar amor.


En efecto, somos hijos del querer. Cultivemos el verbo y hagámoslo verso, para todos los tiempos y edades. Querer es poder. Si no logramos rescatar la pasión compartida, como sociedad de nexos, todo quedará a merced de una estilo vacío de vida consumista, verdaderamente destructiva y esto será peor que una plaga.


Volquémonos pacientemente en ello. Con la pandemia del COVID-19, nos hemos dado cuenta de lo significativo que es unirse, promover la confianza entre semejantes, trabajar de forma coordinada, fortalecernos unos a otros con nuestras capacidades, actuar con valentía en suma. El momento es difícil para todos, es un tiempo de preocupación por el futuro que se presenta incierto, pero también será una ocasión propicia para rectificar y enmendar aquello que nos demuele. Esto significa, sobre todo, impulsar justas oportunidades, de forma inclusiva y sostenible. Y lo prioritario, en esta situación, es proteger la salud de la ciudadanía y acelerar la recuperación. Desde luego, hay que tener la convicción de que un mundo más ensamblado y asistencial, es la oportunidad más sensata para salir adelante. Juntos, con determinación colectiva y abandono del egoísmo, nos daremos compañerismo unos a otros y avanzaremos hacia ese tiempo favorable que todos nos merecemos.


Sin embargo, cuando se abandona la mano tendida y extendida, o se deja sin valor la ilusionante ley del amor, acaba triunfando lo salvaje, el más fuerte sobre el más débil. Por desgracia, cada día abundan más los pregoneros que adoctrinan, conocidos como encantadores de serpientes, siempre dispuestos a verter al aire falsedades en cada palabra. No les importa contaminarnos de maldades. Su objetivo es ese, confundirlo todo. Por eso, es vital sembrar auténticas sonrisas, decir una palabra que salga del corazón y estimule, posibilitar espacios que acojan y nos fraternicen, mediante una solidaridad desinteresada y una vuelta a la economía en favor del ser humano. Ojalá, en ese camino hacia uno mismo, aprendamos a estrechar lazos para ayudarnos mutuamente a llevar las cargas. Por ello, no contrariemos los sueños, dejémonos llevar por el ensueño de la utopía. Sin duda, el mejor porvenir, pues siempre se esfuerza por brotar y hacer cauce de verdad.

Retomar el camino de la ilusión (y II)