La pandemia remite también en el hospital, que baja a cifras de octubre

En la UCI del Marcide, en la imagen, se comunicaban ayer siete personas ingresadas con Covid | daniel alexandre
|

La pandemia de coronavirus en el área sanitaria de Ferrol continúa en descenso, con los nuevos casos detectados estabilizados en torno a la decena y con nuevas altas en el Arquitecto Marcide. La mejoría continua de las últimas semanas ha ido lentamente trasladándose al hospital y, aunque ya se había recuperado cierta normalidad, la ocupación seguía todavía en niveles superiores a los que había en diciembre, antes de la explosión de la tercera ola. Tres altas en las cifras divulgadas ayer sitúan el número de ingresados en 27 (siete en la UCI y 20 en planta) y hace que la presión hospitalaria ya se pueda comparar con la de octubre. El día 23 de ese mes se informaba de 19 pacientes ingresados. A partir de esa fecha, siempre hubo más personas en el CHUF que las que se contabilizaban ayer. La gran diferencia es que entonces la cifra de fallecidos era de 36 personas y la de ahora, dos oleadas después, es de 212.

El número de casos activos también baja, y son 223, nueve menos que el día anterior. Los nuevos casos diagnosticados por PCR en 24 horas suman ocho.


Con esta situación, comienza hoy una fase más de la desescalada, en la que los establecimientos de hostelería de las tres comarcas pueden abrir hastas las nueve de la noche. También está permitida la movilidad por toda Galicia, excepto a tres municipios cerrados (Maside, Paradela y Vilardevós). Las reuniones en lugares públicos se limitan a cuatro personas si es en interior y a seis si son al aire libre. En espacios de uso privado solo se permiten convivientes.


Las diferencias en los municipios de Ferrolterra vienen marcadas por las distintas incidencias acumuladas e influyen sobre todo en el grado de apertura de la hostelería. En Neda solo pueden usarse terrazas al 50%. En Valdoviño y Mugardos se permite además abrir el interior, al 30%. En el resto se amplía la capacidad, pudiendo usarse el 50% del aforo interior y el 75% exterior.


Galicia permanece cerrada perimetralmente y no se puede entrar ni salir sin motivos justificados. Ayer mismo había un control de la Guardia Civil en la autopista, en dirección a Ferrol.


Cribados

Las pruebas PCR realizadas en los últimos días han subido ligeramente, sobre todo debido a la búsqueda de casos en el colegio Tirso de Molina. Según los datos facilitados por el Sergas, se han realizado más de 960 pruebas (incluyendo a la comunidad educativa y a su entorno), y se han detectado 44 positivos. Correspondientes al centro (que tiene oficialmente cuatro aulas cerradas), Educación cifra los casos en 36.

A este cribado se suma el que empezó ayer a realizarse entre el profesorado del campus de Ferrol, que complementa el de alumnos realizado a principios de mes. Se trata de una búsqueda de casos rutinaria, que no está relacionada con ningún brote.


Desde el área sanitaria se especifica que se ha empezado a llamar a 233 docentes para que se desplacen al Novoa Santos, en donde se les toma una muestra nasofaríngea con la que realizar PCR. El cribado se prolongará durante cuatro días.


Residencias y colegios

Las residencias de mayores de Ferrolterra mantienen en la actulalidad tres casos activos. Son dos de usuarios de la residencia Domus Vi Laraxe (Cabanas) y un trabajador de la residencia de mayores de Caranza. En toda Galicia hay 42 personas afectadas (ninguna ya en atención a la discapacidad): 39 en usuarios y 3 en trabajadores.


Los centros educativos han registrado un incremento leve respecto al día anterior, con la situación muy condicionada por el brote del Tirso de Molina. Ahí se concentran 36 de los 65 casos totales que confirmaba ayer la consellería de Educación. Además de sus cuatro aulas cerradas, hay otra clausurada en el CEIP José María Lage, de Ortigueira.

La pandemia remite también en el hospital, que baja a cifras de octubre