¿Qué desgobierno?

|

España es un país atípico dentro de la Comunidad Europea, vamos que es diferente, un país con 17 sucursales de gobierno y uno, central, que suman 18 gobiernos en un país de 47 millones de habitantes, arriba o abajo, todos ellos están en estos momentos gobernando, salvo el, central, que se halla desaparecido en un desgobierno total, ya que las autonomías, cada cual asemeja sus necesidades al momento en que está padeciendo, pero cuando se solicita del gobierno central, el acompañamiento de más medidas que corrijan la situación de esta pandemia del covid, echa balones fuera y se niega a asumir lo que le solicitan sus sucursales, que son las que llevan el peso de poner en orden y regular dicha pandemia.


Las autonomías no tienen, plena capacidad de poderes para lograr los beneficios de doblegar a la pandemia que nos asola, el gobierno central, no es capaz de tomar las riendas y hacer que todo funcione a una sola velocidad o si como es el caso, tiene dejación de funciones. Que traspase a las autonomías la responsabilidad plena de la función que el gobierno no está dispuesto a asumir, por las razones que sea.

No es ético ni moral que, los gobernantes autonómicos, se vean implicados en asumir el trabajo que le corresponde al gobierno central. En este caso, que delegue la responsabilidad plena en las autonomías con derecho a asumir todas las medidas que los órganos de salud al frente de la lucha contra esta pandemia deben tomar y ejercerlas con plena libertad.


No es posible que en un momento tal crítico el gobierno de la nación, se halla desentendido del grave problema que nos afecta a todos los ciudadanos y no se vuelque en corregir una grave situación por la que atraviesa España, la salud, es la base principal de todo, la economía va pareja al estado de salud de un país y no puede ser que las autonomías tengan que lidiar con esta continuada lucha de vencer al virus asesino y el gobierno central esté desaparecido en un total desgobierno.


Al menos a las autonomías se le debe dar la herramienta de poder hacer el trabajo completo según su estado de casos y las medidas que deben tomar tienen que estar en línea con la gravedad del momento, no se puede traspasar a la autonomía la responsabilidad, sino, se le dan las herramientas precisas, de aplicar sus medidas y dejar hacer lo que el gobierno de la nación no sabe hacer. No se puede en estos momentos ser cicateros en la aplicación de los medios, todos incluso, en su totalidad, son pocos para combatir este mal. Los casos siguen ahí y la curva sube y baja desde el pasado mes de abril y con un año luchando contra este virus que al paso, va a acabar con todos de una u otra forma.


Lo ideal es asumir un rápido incremento en el sistema de vacunación, se precisa un número mayor de dosis para inyectar a la gente y poder acabar con esta pandemia de forma satisfactoria, sin que el precio sea demasiado alto en vidas humanas. La solución está en manos del gobierno central, no en las autonomías, Estas hacen lo que pueden. 

¿Qué desgobierno?