Los hosteleros, preparados para ampliar sus servicios y contar con códigos QR y muestra de aforos

Los locales deberán tener colocadas todas las mesas e inutilizadas el 50% por el momento | daniel alexandre
|

A solo dos días para que entre en vigor la nueva norma que obliga a la hostelería a tomar una serie de medidas para facilitar el control de sus aforos y de la clientela, los negocios de la ciudad ya están preparados para cumplir lo que se les requiere, con el fin de poder permanecer abiertos y más con la ampliación de la apertura a interiores. Desde el viernes será obligatorio mostrar en los locales el aforo del que dispone el local con la reducción pertinente, según el grado de riesgo en el que se encuentra el municipio, así como el código QR propio de cada establecimiento por si el cliente quiere registrarse a través de la app y dejar así constancia de su presencia en ese local por si, como consecuencia de contagios, fuese preciso su localización.


La premura en las medidas no impide que la hostelería esté ya lista –pese a la dificultad que tuvo estos días el acceso a la web de la Xunta en la que se pueden conseguir los códigos QR–, para demostrar que no son los culpables de los contagios.


Desde la Asociación de Hostalería de Ferrol e Comarca, su gerente Luisa Barro explicó que todos están dispuestos a colaborar y deseando poder trabajar cuanto más mejor. Los problemas con los que se encuentran desde la apertura de terrazas el pasado viernes es la cantidad de gente que quiere hacer uso de los establecimientos, lo que lleva, en ocasiones, “a que los propios hosteleros se conviertan en vigilantes del cliente, algo que no nos corresponde”. Así, la retirada de mascarillas, fumar cerca de la gente o aglutinarse más de lo debido son cuestiones a las que los hosteleros no pueden estar atentos continuamente, además de prestar el servicio, por lo que no se cansan de pedir la colaboracion ciudadana.


También están preparados para las inspecciones policiales que se realicen. “Hay que colocar todas las mesas y los carteles y códigos, lo demás ya no es cosa nuestra y no nos molesta que se controle”.


Cualquier norma es asumida con tal de poder prestar un servicio del que se han visto privados durante meses. Ahora, en Semana Santa, están listos para recibir a la clientela, pero, de todos modos, prefieren que se limite la movilidad a la comunidad gallega. “Así podemos tener abierto, atender al cliente pero sin masificaciones y miedo a contagios de otras comunidades".

Los hosteleros, preparados para ampliar sus servicios y contar con códigos QR y muestra de aforos