Tres equipos han pasado por situaciones similares a la del Racing con soluciones distintas en cada caso

El Racing, pendiente de su partido ante el Coruxo
|

A día de hoy es complicado determinar si el Coruxo-Racing del domingo acabará disputándose. La evolución del brote y si este afecta a más jugadores determinará en buena medida los acontecimientos, pero también las consignas de las autoridades sanitarias en función del rastreo que hagan de los actuales positivos.


En el subgrupo 1-A existen varios precedentes recientes durante el mes de enero y el proceder en cada uno de ellos fue diferente. A principios de ese mes, el Unionistas de Salamanca llegó a tener en su plantilla hasta tres jugadores afectados por coronavirus. Su diagnóstico fue produciéndose de forma escalonada y el club los fue apartando del grupo, por lo que nunca llegó a valorarse la suspensión del partido que debía medirlo al Racing el 10 de enero en Ferrol, al menos por este motivo, porque la entidad salmantina sí pretendió posponerlo por el temporal.


Poco después, fue la plantilla del Guijuelo la que sufrió un brote que afectó a seis futbolistas. En este caso, el club consideró imposible garantizar la seguridad del resto de jugadores y suspendió sus entrenamientos. A la larga, tampoco pudo jugar ante el Celta B.


El último y más “rocambolesco” fue el caso del filial celeste. Apenas unos días después de la suspensión de su choque frente al Guijuelo, toda la plantilla se vio obligada a permanecer en cuarentena después de que un jugador juvenil que ocasionalmente entrenaba con el equipo diese positivo. Este lance mantuvo el partido ante el Racing en el aire durante varias jornadas, sin saber muy bien qué iba a suceder, hasta que finalmente se suspendió.

Tres equipos han pasado por situaciones similares a la del Racing con soluciones distintas en cada caso