La chulería que no lo fue

|


TWITTER echaba humo. Una foto en la que Xiao Varela, responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto sentado sobre el sillín pedaleando–, era el protagonista había alterado la red. Aquello olía a trending topic. El edil, con uniforme de faena de verano, es decir, con bermudas, como se le ha visto en numerosas ocasiones en su despacho del ayuntamiento, charlaba con un policía local frente al cuartel de Atocha; a su lado, una autocaravana aparcada sobre la acera. Como hubiese estacionado por su cara bonita podía ser la bomba... como el pajarito no dejase de piar, se quedaría afónico. Pero, ¡oooohhhh!, todo tenía su origen en un pequeño incidente de tráfico y habían sido los propios agentes los que habían recomendado situar el vehículo en ese lugar para no interrumpir la circulación. ¡Qué desilusión para los tuiteros! Pensándolo bien no era normal; un hippie, aunque lo sea en la versión 2.0, se mantiene fiel a la furgoneta Volkswagen icono de la generación flower power de los años 70 y más si es para aparcarla delante de un cuartel. ¡Peace and love!

La chulería que no lo fue