EL BARRIO DE RECIMIL

|

De nuevo tengo que hablar de la falta de voluntad política por parte del concello para abordar los problemas del barrio de Recimil, que siendo graves, no son en absoluto imposibles de solucionar. Cuando era concejal entre 1991 y 1995, la situación era similar, pero se regularizaron los casos que se debían regularizar y se expulsó a quien había que expulsar, entregando 35 viviendas (creo recordar) a personas necesitadas. Si miento, que me rectifiquen desde la AVV de ese barrio, porque conocen como yo este proceso, en el que colaboraron activamente (en otros asuntos, tuvimos discrepancias).
La desidia de posteriores administraciones ha reproducido el problema, con el agravante de tener vacíos un importante número de viviendas de propiedad  municipal en una ciudad que necesita dar una salida al colectivo más débil de los desahuciados por la banca. Un recurso social lamentablemente desaprovechado.

EL BARRIO DE RECIMIL