Carlinhos Brown llega enganchado en las redes

|

A Martiño Noriega le alcuman “el alcalde 2.0”, porque vive en las redes sociales en vez de hacerlo en Santiago –claro, así le va–. Pero olvidó registrar a nombre de la Marea del Sar la patente de residencia en la realidad virtual y sus hermanos de la Marea Atlántica, la nasía pa’ganá, se han apuntado a ese mundo paralelo. Solo descienden a la Tierra cuando Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, premia a alguno de ellos con Erasmus y el agraciado tiene que coger un avión para hacer el viaje o cuando hay que firmar una destitución para colocar en ese puesto a alguien más cercano a la fe mareante que un funcionario descreído después de muchos trabajando en el concello. Pero tampoco es cuestión de apostar por el analfabetismo tecnológico y renegar de las redes sociales, también tienen sus cosas buenas; por ejemplo, utilizarlas para anunciar que Carlinhos Brown abrirá las fiestas de María Pita el 1 de agosto. Así se evitan las tensas escenas de celos. Habías prometido que me lo dirías a mí primero. Esta vez me tocaba a mí. Internet no filtra, no discrimina, llega a todos al mismo tiempo y hasta ahorra el esfuerzo que supone dar una rueda de prensa.

Carlinhos Brown llega enganchado en las redes