Golpe de efecto

|

La campaña en Arousa, pese a ser una comarca determinante, estaba pasando desapercibida. Un par de visitas aquí, unas declaraciones allá, una foto de rigor en el otro lado, la crítica ácida del momento, la réplica y la contrarréplica, pero poco más. En eso estaba consistiendo hasta que, de repente, todo cambió en un minuto. Llevaba tiempo gestionándose y por fin hubo un hueco en la agenda y el candidato a la presidencia del Gobierno por el Partido Socialista, Pedro Sánchez, se acercó hasta Vilagarcía para saludar a vecinos y militantes y, de paso, darle un espaldarazo de primer nivel a la agrupación local. Sin duda, se trata de un golpe de efecto por parte de PSOE vilagarciano, que ha sabido hacer valer la capacidad de la octava ciudad de Galicia para situarla en la primera línea de la política nacional. Los rectores de la formación del puño y la rosa escaparon del mar, algo extraño cuando alguien visita esta comarca, quizá para diferenciarse del paseo fallido por la lluvia del PP.

Golpe de efecto