DISCRIMINACIÓN POR DISCAPACIDAD

|

Víctor Hugo, un amigo chileno, ha sufrido una historia de abandono y discriminación por parte del Gobierno de su país por haber nacido con un grado de discapacidad a pesar de ser un deportista olímpico y de alto rendimiento que ocupa el puesto número veintidós en el mundo, en la modalidad de tenis de mesa, y el número uno en su propio país.

La discriminación de este deportista discapacitado es un hecho a pesar de haber llevado para su país gran cantidad de trofeos y reconocimientos internacionales, medallas olímpicas y premios en su especialidad deportiva. Lo peor de todo es que su país sigue apoyando a los deportistas convencionales y a él le cerraron todas las puertas, por el simple hecho de ser discapacitado.

Parece increíble que después de realizar diversas campañas a nivel nacional, en Chile, que trataban de sensibilizar a toda la población sobre la búsqueda de la integración de los discapacitados en todos los ámbitos de la sociedad se sigan conociendo situaciones discriminatorias como las de Víctor. Ahora inicia su cruzada particular para que se le reconozcan sus esfuerzos invocando justicia ante varios organismos internacionales.

Gracias a su espíritu de superación la discapacidad nunca ha sido obstáculo para él, pero el Gobierno chileno vulneró la legislación nacional e internacional en materia de los derechos de las personas con discapacidad al no asegurar y promover el pleno ejercicio de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales para las personas con discapacidad.

DISCRIMINACIÓN POR DISCAPACIDAD