Una lección de gallego

|


LA última entrega de “O qato con botas”, la versión enxebre de “En la tuya o en la mía”, con un presentador, Manquiña, más estilizado que Bertín, tiene aún con la boca abierta a media Galicia, pese al tiempo transcurrido desde su emisión –el jueves por la noche–. El entrevistado era Paco Vázquez, el coruñesismo hecho hombre, que desveló numerosos secretos de su vida, pero el motivo de que todavía haya tanto galaico boquiabierto no viene tanto por lo que dijo el exalcalde, sino por cómo lo dijo, en un gallego perfectamente académico. Habrá quienes piensen que recurrió a sus influencias vaticanas para recibir inspiración divina, pero están muy equivocados. El exembajador lo fala de maravilla desde siempre, otra cosa es que no prodigue y, desde luego, si abriese una escuela de idiomas debería matricularse en ella más de un galegueiro que destroza a lingua cada vez que abre la boca.

Una lección de gallego