Necesitamos explicaciones

|

Yno discursos en plan “todos los coruñeses pagamos la recogida, bla, bla, bla…”, pues los más, además, pagamos los sueldos de la corporación. Y  mientras nosotros paganos, la empresa de Florentino Pérez retiene los salarios de los huelguistas y sigue cobrando la pasta que le entrega el Ayuntamiento que, según cuentan, es una barbaridad.
Pero es que además los trabajadores ofrecen unos datos que, de ser ciertos, son escandalosos: la empresa concesionaria obtuvo en 2011 casi ciento cincuenta millones de euros de beneficios y en el primer trimestre del año su facturación le supuso otros cien mil euros más que el mismo período del año anterior.
Y todo eso, según el comité de empresa, tras reducir la plantilla en dos años, pues los últimos (11) se fueron a la calle en los últimos meses. Todo esto amparado en el paraguas de la reforma laboral aprobada por el partido que sostiene a la mayoría que rige los destinos de la ciudad.
En consecuencia, con este recorte en los derechos laborales la empresa de Florentino Pérez quiere rebajar el salario y aumentar las horas de trabajo. Con esto se ahorraría el salario de dieciocho trabajadores y, por consiguiente, aumentaría sus beneficios.
Magnífica estrategia laboral de uno de nuestros más ilustres emprendedores, ¿no? Pero hay más y grave.
Cada día, dicen los trabajadores, se recicla menos y cada día más basura acaba en los vertederos y, por tanto, los vecinos de A Coruña y el consorcio das Mariñas siguen pagando unas tasas por un reciclaje que no se hace.
En cuanto a las quejas de los empleados de la empresa de que “a merda queda aquí e os cartos marchan para Madrid”, no necesita más comentarios que la exclamación que ellos emplean.
¿Qué hay sobres de Barcenas con el nombre de la empresa y empresario? Pues saben ustedes que en la lista sobre los “donantes” al PP gallego no figuran y que como al presidente del PP y a sus tres secretarios generales no les consta ni los sobres ni la contabilidad “B” pues pelillos a la mar a la espera de una intervención del fiscal o de la ONU.
Pero mientras, señores regidores, necesitamos explicaciones y no discursos. Pruebas documentadas y, como las acusaciones son muy graves, no pueden quedar para luego.
Los vecinos, que pagamos la tasa de recogida y un prometido reciclaje, queremos explicaciones.

Necesitamos explicaciones