De profesión, Rey

|

Primero has de anclarte en el útero adecuado, aunque luego salgas por donde los plebeyos. Luego crecerás bien cuidado y te enseñarán  más cosas que dios hasta hacerte hombre. Cuando llegues a eso te echarás novia de sangre real, te casarás, y procrearás para continuar la estirpe. Alguien te propondrá como rey. Serás Rey judicialmente irresponsable, vivirás a cuenta de los tontos,  los listos a la tuya, y podrás hacer lo que te salga de los huevos. Llegado a este punto comienza lo bueno. 
Podrás follarte todo lo que se mueva con faldas, sin temer que ninguna se cierre de piernas. Todo cristo sabrá que pones los cuernos a tu mujer, pero mirarán a las nubes silbando. Eso te importará un huevo, porque estarás haciendo negocios, y cobrando comisiones en dinero negro a espaldas de Hacienda, Pero no eres Rey del Algodón sino de  la Marca España, exCapitán General de los tres Ejércitos, exJefe del Estado, y Rey Demérito. Dijiste: “La ley es igual para todos”, pero a ti  te rasca el cetro.
 

De profesión, Rey