Calvo confirma que cree que vive en un país de tontos

|

CARMEN Calvo, aquella intrépida socialista a la que ZP llegó a confiar el Ministerio de Cultura y a la que recuperó Pedro “La sonrisa” Sánchez para la primera línea política, pues vivía un retiro espiritual en Andalucía, es mujer dada a la frases geniales. De sus tiempos zapateriles se recuerdan sentencias  memorables como: “No renuncio a mis vaqueros ni a nada. Cuando deje de ser ministra seguiré siendo yo, que es mi verdadero cargo” o “Me gusta madrugar para pasar más rato en el baño: allí leo el periódico, oigo la radio, escucho música y hablo por teléfono con alcaldes en bragas”. Desde su resurrección ha ido engarzando otros perlas a su collar, pero cada vez de menos calidad, hasta convertir la joya en bisutería. Ayer, añadió dos baratijas que confirmaron que piensa que los españoles son tontos redomados. Empezó el día defendiendo el diálogo con los separatistas “hasta la extenuación” y pocas horas después anunció que lo rompía porque “no aceptaremos nunca un referéndum de autodeterminación”. Resulta que al clamor popular se le llama referéndum de autodeterminación... pero si los catalanes llevan pidiéndolo desde el principio.

Calvo confirma que cree que vive en un país de tontos