EL GOLPE DEL TEMPORAL

|

Esta vez no hay político, ni de un lado ni del otro, al que echarle la culpa; la meteorología no atiende a siglas y actúa como le viene en gana y ahora ha elegido el peor momento. El temporal ha obligado a amarrar a la mayor parte de la flota, en consecuencia llega poco pescado a la lonja y los precios de subasta se disparan, con lo que en los puestos del mercado alcanza unos niveles muy superiores a las posibilidades de los clientes. Pero el problema es más grave de lo que pudiera parecer, ya que muchos coruñeses preveían iniciar ya las compras “gastronómicas” de navidades para evitar los altísimo precios de última hora.

EL GOLPE DEL TEMPORAL