VANDALISMO EN AUGE

|

Hay que empezar a preguntarse qué es lo que falla, si los ciudadanos o la Policía, para que sucesos como los que se saldaron en la noche del viernes al sábado en Ferrol con la rotura de varios escaparates en la calle Magdalena se saldan con absoluta impunidad. Acostumbrados como están los vecinos del centro histórico de Ferrol a padecer en ocasiones no solo el exceso de ruido sino también acciones que convierten en imprudencia, por ejemplo, dejar un coche en la calle, tal vez el hábito juegue en su contra si es que nadie advirtió de lo que que sucedía a los agentes de seguridad.  Y es que romper lunas con una radial tiene, forzosamente, que producir algo más que ruido. También es cierto que, sabiendo de antemano que la celebración de las fiestas locales prolonga la habitual presencia en el casco urbano, lo lógico hubiese sido reforzar la vigilancia. Algo habrá que hacer.

VANDALISMO EN AUGE