EL FACTOR NAVAL

|

La cifra aportada ayer por la CIG sobre el número de empleos perdidos en el sector naval en las últimas cuatro décadas en la comarca no es en absoluto descabellado si tenemos en cuenta el importante volumen de empleo que generaban los astilleros públicos y la pausada pero continuada disminución de sus plantillas. A nadie le puede extrañar el dato de los 10.000 puestos de trabajo desaparecidos en tan dilatado periodo de tiempo. Sí lo hará el hecho de que en 37 años la incertidumbre siga pesando sobre el futuro del sector y que ningún gobierno haya sido capaz de frenar tal sangría y tantas costosas pérdidas.

EL FACTOR NAVAL