En los funerales queda feo reírse

|

Está claro que, por mucho que uno sea ministro, tiene que saber comportarse. Y eso fue precisamente lo que no hizo Yolanda Díaz, titular de la cartera de Trabajo más descafeinada del mundo. Ella no dudó en reírse, a mandíbula batiente, en la rueda de prensa en la que se estaba anunciando que en este páis hay 620.000 afectados por los ERTE o que en España se había alcanzado la cifra de los diez mil fallecidos. Hay momentos para todo y, tal vez, alguien tendría que explicarle a esta mujer, que en los funerales se pone cara triste, por mucho que uno le traiga al pairo el muerto.

En los funerales queda feo reírse