El colchón

|

El Banco de Madrid la espichó con todo el equipo. Lo malo es que el equipo lo forman un montón de personas que tenían su dinero en él. Desde que Obama le puso el ojo encima por sus chanchullos de blanqueo de dinero, la suerte del banco y sus ahorradores, blancos y negros, estaba echada. Ahora ¡sálvese quien pueda! Los que tenían hasta 100.000 euros los verán volver más bien tarde que pronto; el resto van pringar como campeones, porque no solo hay dinero real; todos los bancos tienen también dinero virtual, que está en el limbo etéreo de Dios sabe dónde. Por eso no estaría de más recordar aquello del colchón de las abuelas, donde los magros ahorros de la familia eran incubados todas las noches. Y aunque no medraban con el calorcito, tampoco desaparecían en manos de los magos del blanqueo de dinero. Esos que ahora llaman ingenieros de productos financieros de inversión, que te dan trato preferente por detrás.

 

El colchón