Otra prueba del caletre de Trump

|

CUANDO piensa con la entrepierna sus ideas nunca se ajustan a la lógica. Hasta Hugh Hefner, el fundador de Play Boy, parece un filósofo griego a su lado. Es lo que le ocurre a Donald Trump; no es que alguien pueda tomarlo por la reencarnación de Platón o Aristóteles, sino que sus razonamientos están cargados de testosterona, pero de nada más. Tras el tiroteo en el instituto de Florida en el que murieron 17 personas no se le ha ocurrido nada mejor que atribuir el problema a que el asesino está pirado; de las armas, ni una palabra. Es verdad, el pistolero estará pirado, pero si solo pudiese comprar fusiles de juguete no habría protagonizado la matanza. FOTO: donald trump | aec

Otra prueba del caletre de Trump