Las playas y el turismo oculto

|

LAS temporada de bañarse en la playa está a punto de comenzar y es una pena ver cómo los concellos ribereños siguen echando a perder uno de los principales recursos turísticos, ya que esto no es Marbella, desgraciadamente, como dijo aquella edil. Ni tampoco Hawai ni el Caribe. Los días de baños salados son más bien escasos, pero los atractivos de los territorios son amplios y no solo de sol y playa. Pero los responsables del turismo solo programan fiestas medievales y concursos de tapas, el resto de monumentos, edificios emblemáticos y restos arqueológicos están mejor a cubierto con silvas, no vaya a ser que se conozcan y haya que limpiarlos y adecentarlos, deben de pensar los ediles.

Las playas y el turismo oculto