¿Qué hay de lo mío?

|

EEstá el ambiente episcopal muy tranquilo; la ausencia de noticias dicen que es buena noticia, pero en el caso de la Iglesia Jerárquica, significa otra cosa. Demasiado calmas, aparentemente, están las aguas diocesanas; incluso la beatificación de Tarragona fue una ceremonia ejemplar, sin demagogias, ni proclamación de consigna alguna, ni banderas; y es de agradecer tanto por los nuevos beatos, como por los demás.
Por tanto cabe preguntarnos, aunque sea por curiosidad, a que se debe tanto silencio y tranquilidad. Respuestas habrá muchas y no sé si alguna acertará, pero me van a permitir explicar la mía, que seguro es equivocada; aunque ya les advierto que no es, para nada, original. ¿Qué creo que ocurre? A Rouco le quedan unos meses y no me imagino que el Papa lo cese, por lo que hay algún tiempo para preparar y discutir su sucesión. Entre los posibles aspirantes no me parece tengan mucho futuro los que crecieron a su lado, encabezados por Camino. En España, otra variable que no encaja se llama Cañizares. Es un Cardenal joven, pero en las antípodas del Papa; no encaja ni en Roma, ni en España. Pero en algún sitio estará. Puede que de pronto se vuelva seguidor del Papa Francisco para gobernar  (aunque me defraudaría), o lo tiene difícil; el Papa tiene un problema con él para “colocarlo” ya que España católicamente hablando es importante; tiene una iglesia de base influyente en número y actividad, con prestigio y capacidad, que ha aceptado al Papa Francisco y demostrado su oposición a lo que hasta ahora gobernaba, a la que puede parecerle mal el retorno de Cañizares. Por lo que respecta a los que están ejerciendo, tenemos a  Munilla que va cambiando de mensaje, demostrando una capacidad de adaptación camaleónica (o antes no era como actuaba, o no lo es ahora). Los catalanes jugando a otras cosas. Quedan, como postulantes y navegando entre aguas, Osoro y Blázquez. Los demás, no cuentan en estas cosas de la política eclesial, aunque siempre hay sorpresas de algún tapado, que así lo espero. Es lo que hay; una época tranquila junto a bullicios telefónicos: ¿qué hay de lo mío?   
entre.todosdf@gmail.com

 

¿Qué hay de lo mío?