Rajoy se salva

|

Todo empieza a encajar. La precampaña electoral está dando los primeros pasos y también los primeros frutos en forma de encuestas. Todos los sondeos conceden ventaja al PP para perplejidad de cualquier observador vista la ristra de casos de corrupción que les afectan. Pero, ya digo, el PP (más que Rajoy) sigue teniendo una parroquia fiel.
Aquí, al igual que durante tantos años sucedió en Italia con la DC, la corrupción apenas pasa factura. O es minúscula. Durante décadas, en el país transalpino el fomentado miedo a un triunfo electoral del potente Partido Comunista fue el talismán que mantuvo en el poder a los democristianos y sus aliados los liberales. En los setenta y ochenta del siglo pasado hizo allí fortuna un eslogan que lo dice todo: “Tapaos la nariz y votar DC”. Cuando la cosa se puso difícil y el liderazgo democristiano estaba agotado los poderes fácticos apoyaron al Partido Socialista que con Bettino Craxi mantuvo el “statu quo” respetando el sistema y participando de la corrupción.
Desaparecida la URSS el PCI no volvió a ser lo que era y en alguna de sus metamorfosis ya con otro nombre y otros líderes (Massimo D’Alema) y un programa socialdemócrata llegó a gobernar episódicamente. Por poco tiempo, la llegada de Berlusconi, apadrinado por Craxi, lo cambió todo. Lo que vino después está muy reciente y es historia más conocida. Lo que puede tener interés a efectos de su comparación con España es la creación de climas políticos artificiales. Analizando la estrategia seguida en Italia para frenar el paso a los comunistas se encuentran notables coincidencias con lo que ha venido ocurriendo en España tras la irrupción de Podemos. 
Llama mucho la atención las facilidades mediáticas que han permitido a Pablo Iglesias y a sus compañeros pasar de ser un movimiento anti sistema articulado en círculos universitarios más o menos radicalizados a un partido con un amplísimo respaldo electoral conseguido en poco menos de dos años. Es un caso único. Digno de ser analizado como fruto de una estrategia exitosa ideada para crear en poco tiempo una fuerza capaz, en este caso, de disputar el liderazgo de la izquierda al Partido Socialista, antagonista clásico del PP. En eso está ahora mismo la formación cuya cabeza más visible es Pablo Iglesias. Al PP le viene bien que las izquierdas se devoren entre sí porque Rajoy se salva. Pero la vida de un país es larga. Y lo que hoy le viene bien a Rajoy quizá no sea lo que más les convenga mañana a los españoles. 

Rajoy se salva